Los tendones del manguito rotador pasan por debajo de una zona ósea en su camino hasta fijarse a la parte anterior de la cabeza del húmero (zona delantera del hombro). Cuando estos tendones se inflaman, pueden ocupar todo el espacio entre los huesos por los que pasan y provocar dolor por el rozamiento durante los movimientos del hombro. Algunas veces, un espolón óseo puede estrechar el espacio aún más. Y estos motivos podrían dar lugar a la famosa tendinitis o desgarro del manguito rotador de hombro.

Confusión entre tendinitis y tendinosis.

  • Tendinitis: proceso inflamatorio agudo que no produce cambios estructurales en el tendón.
  • Tendinosis: “tendinitis” en evolución en la que ya hay cambios en la estructura del tendón. Por lo tanto, es más difícil de solucionar.

Tendinitis o desgarro del manguito rotador de hombro, diferencias:

Son dos lesiones con síntomas parecidos y en ocasiones se pueden confundir.

  1. Tendinitis: Inflamación de los tendones.
  2. Desgarro: Rotura parcial o total de los tendones.

A continuación vamos a hablar de ambos casos para aprender a diferenciarlos y saber identificar cuando padecemos uno u otro.

La tendinitis del manguito de los rotadores también se denomina síndrome de pinzamiento. Las causas de esta afección incluyen:

  • Mantener el brazo en la misma posición durante períodos de tiempo largos, como al realizar trabajo de ordenador o peluquería.
  • Dormir sobre el mismo brazo todas las noches.
  • Practicar deportes que requieren movimiento repetitivo del brazo por encima de la cabeza como el tenis, el béisbol (particularmente el lanzamiento), la natación y el levantamiento de pesas por encima de la cabeza.
  • Trabajar con el brazo por encima de la cabeza durante muchas horas o días, como los pintores y los carpinteros.
  • Mala postura durante muchos años.
  • Degeneración de la articulación por la avanzada edad y posibles afecciones degenerativas.
  • Desgarro en el manguito de los rotadores.

Los desgarros del manguito de los rotadores pueden ocurrir de dos maneras:

  • Un desgarro repentino o agudo puede suceder al tener una caída sobre su brazo mientras está estirado. También puede suceder después de un movimiento brusco, de un tirón al tratar de levantar algo pesado.
  • Un desgarro crónico del tendón del manguito de los rotadores ocurre lentamente con el tiempo. Es más probable cuando usted tiene tendinitis crónica o síndrome de pinzamiento. En algún momento, el tendón se desgasta y se rompe.

Hay dos tipos de desgarros del manguito de los rotadores:

  • Un desagarro parcial es cuando la ruptura no corta completamente las conexiones al hueso.
  • Un desgarro completo o total significa que la ruptura se da en todo el tendón. Puede ser tan pequeña como una punta de alfiler o puede comprometer todo el tendón. Cuando el desgarro es completo, el tendón se ha salido (desprendido) desde donde estaba pegado al hueso. Este tipo de desgarro no sana por sí solo y sería necesaria la cirugía.

Síntomas de la tendinitis

Al comienzo, el dolor es leve y ocurre con actividades que se realizan por encima de la cabeza y al alzar el brazo hacia un lado. Las actividades incluyen cepillarse el cabello, alcanzar objetos en los estantes o practicar un deporte con movimientos por encima de la cabeza. El dolor es más probable en la parte delantera del hombro y se puede irradiar hacia el lado del brazo pero siempre se detiene antes del codo.

Con el tiempo, puede haber dolor en reposo o por la noche, como al acostarse sobre el hombro afectado. Usted puede tener debilidad y pérdida de movimiento al elevar el brazo sobre la cabeza. El hombro puede sentirse rígido al alzar algo o al moverse. Puede volverse más difícil colocar el brazo por detrás de la espalda.

Síntomas del desgarro

El dolor por un desgarro repentino después de una caída o lesión generalmente es intenso. Inmediatamente después de una lesión, usted probablemente tendrá debilidad del hombro y el brazo. Puede ser difícil mover el hombro o elevar el brazo por arriba del hombro. También puede tener un chasquido cuando trata de mover el brazo. Si un desgarro es crónico, generalmente no se advierte su inicio. Esto se debe a que los síntomas de dolor, la debilidad y la rigidez o pérdida del movimiento empeoran lentamente con el tiempo.

La TENDINITIS con frecuencia se convierte en una patología crónica que tiene una alta tasa de reincidencia y que provoca dolor y aumento de sensibilidad alrededor de la articulación. Para evitar esto, es muy IMPORTANTE el buen tratamiento rehabilitador por parte de un fisioterapeuta para recuperar la lesión, corregir la posición articular del hombro y entrenar la fuerza muscular y propiocepción de hombro para prepararlo de manera correcta para no recaer ante cualquier esfuerzo.

Tratamiento

En ambos casos el tratamiento es el mismo, solo que en el caso del desgarro necesitaremos un reposo previo para la cicatrización de la rotura antes de comenzar con el tratamiento.

  • Terapia manual: Masaje, movilizaciones y manipulaciones articulares, estiramientos de la musculatura y tendones rotadores de hombro y musculatura cercana que se ve afectada debido a esta lesión como por ejemplo: Trapecio, romboides, deltoides, tríceps…
  • Terapia mecánica: Ultrasonidos, electroterapia TENS, pistola vibratoria de masaje, gancho, vendaje neuromuscular, punción seca… Todo ello enfocado a la relajación, reducción del dolor y la inflamación y corrección articular.
  • Terapia de propiocepción: Trabajo final cuando hemos estabilizado la lesión, fortalecimiento de la zona y trabajo de estabilidad articular mediante ejercicios de desequilibrio.

Si crees que puedes estar sufriendo alguno de estos casos, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros lo antes posible. Estaremos encantados de solucionar tu problema.

FisioSalud Fuengirola, Fisioterapia y Osteopatía.

Fuengirola.

Deja un mensaje