¿Qué es la propiocepción?

Propiocepción es el sentido que informa a la cabeza de dónde están las diferentes partes de tu cuerpo y sus movimientos. Es el sentido que nos permite saber dónde está una parte deteminada de nuestro cuerpo sin tener que mirarla. Nuestro cuerpo utiliza un sistema muy complejo para lograrlo, el sistema propioceptivo.

Influye en nuestras vidas en cada momento del día, pero sobre todo en los movimientos deportivos difíciles, donde la coordinación es esencial. En realidad, la coordinación es el resultado del buen funcionamiento del sistema propioceptivo. Es por ello que es importante trabajar la propiocepcion de tobillos, rodillas, cadera, hombro, etc.

El sistema propioceptivo se distribuye por todo nuestro organismo. Está compuesto por receptores que se localizan en nuestro sistema músculo-esquelético, concretamente en las articulaciones, en los ligamentos, en los músculos y en la piel.

¿Quién se encarga de la propiocepción?

No existe un solo órgano propioceptivo. En lugar de esto, todo el sistema nervioso central (SNC) se encarga de este sentido. El sistema propioceptivo consta de receptores llamados propioceptores que se encuentran en los músculos, la piel y las articulaciones. Estos propioceptores pueden, por ejemplo, sentir la tensión y el estiramiento y enviar esta información al cerebro donde se procesa para decidir el comando (contracción o relajación) que debe ser enviado a los músculos, a fin de producir el movimiento deseado.

TIPOS DE RECEPTORES PROPIOCEPTIVOS:

  • Los husos neuromusculares, situados en los músculos, perciben la longitud del músculo y el grado de estiramiento muscular.
  • Los órganos tendinosos de Golgi, situados en los tendones, se activan ante la tensión del complejo músculo-tendinosa.
  • Los receptores capsulares y ligamentosos articulares, que captan la posición y el movimiento de la articulación implicada.
  • Los receptores cutáneos, que informan sobre el grado de deformación de la piel, a través del cual ayuda a controlar la posición y el movimiento del cuerpo.

La propiocepción se puede entrenar mediante ejercicios y movimientos específicos, con el fin de optimizar la coordinación, el equilibrio, la fuerza y el control durante la ejecución de un gesto. Resulta especialmente importante el trabajo propioceptivo en el periodo de recuperación de lesiones del aparato locomotor, sobre todo a nivel de miembro inferior, en articulaciones de carga, como la rodilla o el tobillo.

Tras sufrir una lesión articular, la capacidad propioceptiva se ve afectada, aumentando el riesgo de volver a sufrir un accidente de nuevo en dicha articulación. Esto convierte el trabajo del sistema propioceptivo en un elemento fundamental en las últimas fases de la recuperación de una lesión.

Si has tenido algún accidente o lesión deportiva y necesitas entrenar y recuperar tu sistema propioceptivo, contáctanos y ponte en las manos de nuestros profesionales.

FisioSalud Fuengirola, Fisioterapia y Osteopatía

Fuengirola

Deja un mensaje