“La Osteopatía se basa en la perfección de la obra de la naturaleza. Cuando todas las partes del cuerpo están alineadas, gozamos de salud. Cuando no lo están, el efecto es la enfermedad. Si se reajustan las partes, la enfermedad cede paso a la salud. La labor del Osteópata consiste en ajustar el cuerpo para que pase de la situación anormal a la normal; así, los estados anormales ceden paso a los normales y la salud es consecuencia del estado normal.”

“Cuando el ser humano se halla íntegro, es un personaje que actúa por sí mismo, individualizado, separado, dotado de la capacidad para moverse y de mente para dirigirse en la locomoción. Tiene preocupación por la comodidad y esmero por continuar su existencia mediante la preparación y el consumo de alimentos que le permiten mantener el tamaño y la forma adecuados para desempeñar las tareas que debe realizar.”

Andrew Taylor Still 1828-1917.

Dicho así suena muy retorico, pero debemos tener en cuenta que se trata de un lenguaje del siglo XIX.

Se trata pues, de una disciplina terapéutica y de un conjunto de conocimientos específicos basados en:

  • la anatomía y fisiología del cuerpo humano.
  • el conocimiento de cómo intervienen los diferentes tejidos en la producción de la enfermedad.
  • la aplicación de técnicas de normalización de las funciones alteradas, técnicas que la Osteopatía ha desarrollado durante más de un siglo de evolución de la disciplina.

La Osteopatía es una especialidad de terapia manual con un enfoque claramente mecánico. Analiza la movilidad de un segmento corporal sin función, tratando de detectar e interpretar las alteraciones en la dinámica de dicho segmento. El objetivo de la Osteopatía es normalizar la relación entre las diferentes superficies articulares, consiguiendo un movimiento libre y fluido entre las mismas.

¿Cómo funciona la Osteopatía?

Los mecanismos de autorregulación en el organismo están asegurados por el sistema nervioso, circulatorio y linfático. La pérdida o reducción de estos mecanismos intrínsecos, puede llevar a estados patológicos.

La intervención osteopática podría incidir sobretodo en estados pre-patológicos, es decir, en fases de desarreglo funcional, de manifestaciones sintomáticas iniciales, pero por falta de información o de cultura sanitaria, la mayoría de las veces se acude a tratamiento osteopático en fases ya avanzadas de la alteración de salud.

En estos casos, también facilita los mecanismos de autorregulación, permitiendo que el cuerpo se recupere y consiga la normalización de las funciones alteradas. Esto se traduce en disminución de los síntomas y reencuentro con el estado de salud.

La Osteopatía funciona, por tanto, respetando y facilitando la autorregulación del organismo en cualquier patología. Promueve o recupera la homeostasia o equilibrio mecánico del conjunto de los tejidos corporales musculoesqueléticos, nerviosos, viscerales, circulatorios etc., y lo hace con la aplicación de técnicas manuales dirigidas a los tejidos identificados como patológicos en el diagnóstico funcional osteopático.

¿Qué se puede tratar con Osteopatía?

Básicamente todas las articulaciones del cuerpo, desde el pie hasta el cráneo. Lo más conocido son las manipulaciones directas sobre la columna vertebral. Las cuales se deben de realizar siempre previa valoración, buscando la vertebra hipomóvil. Existen técnicas mucho más complejas que se realizan en el cráneo, donde la práctica del osteópata es esencial para ser capaz de valorar las disfunciones en unas articulaciones con un movimiento muy sutil. De igual modo se pueden tratar los dolores referidos viscerales.

Tratamiento de osteopatía visceral

¿Qué produce en el cuerpo la hipomovilidad?

  • Restricción de movilidad por alteraciones en la longitud y el tono de los músculos.
  • El atrapamiento de las estructuras entre las articulaciones, como el nervio produciendo radiculopatía.
  • Adherencias y fibrosis.
  • Modificación de las propiedades físicas y químicas del líquido sinovial, lo que produce una pérdida del deslizamiento entre las superficies articulares.
  • Cambios producidos en las propiedades biomecánicas y bioquímicas de los elementos miofasciales del sistema músculo-esquelético (cápsula, ligamentos y fascia).

La Osteopatía es un conjunto de técnicas muy efectivas, que deben ser realizadas siempre por un fisioterapeuta colegiado, ya que requieren un conocimiento amplio y profundo del cuerpo, ya que en las manos inadecuadas puede llegar a ser lesivo. Si sufrís de algún tipo de alteración, o para cualquier consulta no dudéis en consultarnos.

En FisioSalud Fuengirola contamos con fisioterapeutas con la especialidad de Osteopatía que están encantados de mostrar las virtudes de estas técnicas siempre y cuando sea necesario para el paciente. Siempre buscamos lo mejor para vosotros.

FisioSalud, Fisioterapia y Osteopatía

Fuengirola

Deja un mensaje